Palabras de Bienvenida del P. Isaac González Marcos, Director

21 de enero de 2015-01-21

Querido D. Carlos, Bienvenido a esta su casa.

Es una feliz coincidencia que a los 50 años de la Lumem Gentium y del Perfectae Caritatis, en este año especial dedicado a la Vida Consagrada y en el vigésimo año de colaboración en los estudios filosófico-teológicos entre tres Provincias Agustinianas españolas, nos visite quien nos «preside en la caridad» (S. Ignacio de Antioquía, Carta a los Romanos, lo refiere a la Iglesia de Roma). Efectivamente, en 1994-1995 comenzó una colaboración profesores-alumnos entre el Estudio Teológico Agustiniano Tagaste (afiliado a la Pontificia Universidad de Comillas) y el Instituto Teológico Escurialense (afiliado a la Pontificia Universidad de Salamanca) y la Provincia Agustiniana de Castilla (cuyos estudiantes asistían también a la mencionada Universidad de Comillas). El CTSA, sin embargo, nace oficialmente el 30 de enero de 2006, como centro afiliado a la Pontificia Universidad de Salamanca.

Es nota identitaria de este Centro, como bien puede comprender, el que sus asignaturas estén impregnadas por la perenne filosofía, teología, espiritualidad y experiencia del Obispo de Hipona, y un ramillete de las mismas se dediquen específicamente a ahondar en su caudaloso pensamiento: Filosofía de San Agustín, Teología de San Agustín; o en el de sus sabios y santos continuadores a lo largo de los siglos (Temas de Historia de la Orden, Temas de Historia de la Recolección). Asimismo es ya una sana  tradición incluir en el programa teológico del CTSA las asignaturas de Ecumenismo, Homilética y Música Sacra, no siempre presentes en los centros teológicos, pero de gran necesidad y actualidad.

Las titulaciones que ofrece nuestro centro son Bachiller en Teología y junto a la Pontificia de Salamanca la Licenciatura; así como la facultad de otorgar la DECA (Declaración Eclesiástica de Competencia Académica).

El cuadro de nuestro profesorado es el siguiente:

PROFESORADO   DOCTORES
Ordinarios 19 7
Agregados 0 1
Invitados 5 2
Eméritos 7 9
TOTAL 31 19

En cuanto a los alumnos le comunico algunos datos:

  • Alumnos actualmente: 48
  • Familias de Origen: Provincias Agustinianas de Castilla, España y Matritense; Agustinos Recoletos (Provincia San Nicolás de Tolentino); Escuelas Pías; Orden de los Jerónimos.
  • Origen de países: Portugal, Italia, España, Indonesia, China, Panamá, México, Costa Rica, Haití.
  • Títulos otorgados desde 1965: 162.
  • Alumnos que finalizarán este curso 2014-2015: 6.

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA

En Marzo todos los años, excepto el curso 2013-2014, viene siendo habitual dedicar dos días, sábado y domingo, a lo que denominamos Jornadas Agustinianas, otra de las señas identitarias de nuestro Centro. Este año corresponde celebrar la XVII edición. El tema a tratar será la Vida Consagrada en el que participarán Profesores del Instituto Teológico de Vida Religiosa (Madrid), Estudio Agustiniano  (Valladolid), Seminario de Orihuela (Alicante), Universidad Pontificia de Salamanca, Universidad María Cristina (El Escorial) y nuestro Centro.

Queremos ofrecerle, D. Carlos, en testimonio de nuestro afecto y fraternidad, además de nuestra Agenda Académica 2014-2015, un ejemplar de algunas Jornadas: III-2000 (Soledad, Diálogo, Comunidad); VIII-2005 (Santo Tomás de Villanueva. 450 Aniversario de su muerte); XIV-2011 (Encuentros de fe, horizontes de nueva evangelización) y las XVI-2013 (“Creo... Creemos... La FE. Puerta siempre abierta).

Permítame una confidencia. Como agustinos esperamos de Vd. lo que Agustín observó en S. Ambrosio de Milán: que sus palabras toquen nuestra alma, y que Vd. sea para nosotros y para toda la Iglesia de Madrid ese «hombre de Dios, popular predicador, maestro de piedad, hombre feliz y ángel de Dios» (S. Agustín, Confesiones V, 13,23; VI, 1,1).

Me he fijado en su escudo episcopal en el que aparece una barca navegando entre las olas. Pero esa barca no va sola, lleva el Crismón, en ella va Cristo. En la teología de Agustín esa barca es la Iglesia. En ella vamos todos nosotros, aunque muchas veces dormidos (dormida nuestra fe y nuestro corazón). Será tarea de todos despertar a Cristo para navegar en bonanza hasta la patria (S. Agustín, Sermón 63). Y estoy seguro será dulce la travesía si la acompañamos, como en su escudo aparece, con la diaria participación de la Eucaristía y nuestra mirada serena a la cruz de los ángeles. En ambos signos podemos ver el amor y el precio de nuestra salvación.

Solo me queda desearle con palabras del Hiponense y nuestro Patrón, que aunque le aterrorice lo que es para nosotros, se consuele con lo que es con nosotros. D. Carlos, es obispo para nosotros, es cristiano con nosotros. Lo de ser obispo lleva una obligación, lo de cristiano un don. Aquello comporta un peligro, esto último la salvación. Por nuestra parte, conscientes de que somos campo de Dios, recibiremos de buen grado al que con su actuación exterior planta y riega, al mismo tiempo que desde dentro da crecimiento. Y le ayudaremos con nuestras oraciones y nuestra obediencia de manera que halle más satisfacción en sernos de provecho que en presidirnos (S. Agustín, Sermón 340,1).

Le pido, finalmente que deje con su firma estampada en esta cartulina su Bendición Apostólica para todos los miembros del Patronato, de la Junta de Gobierno, Profesores, Formadores y Alumnos de este Centro Teológico San Agustín, a quienes represento en calidad de Director y en nombre de quienes agradezco cordialmente su amable y fraterna visita.

Después de una breve intervención del Señor Obispo en la que subrayó la alegría de encontrarse entre miembros de la Familia Agustiniana, a la que conoce desde su periplo en Santander y Valencia, de sentirse a gusto con los religiosos y colaborar de buen grado con ellos, de tener como lema que allá donde vaya se pregunta ¿qué puedo dar? Y la respuesta es agustiniana: no es tanto dar, cuanto darse; después de animar a seguir esa labor tan importante en la Iglesia como es la formación de futuros sacerdotes y alabar que en este centro podemos vivir la belleza de la universalidad de la Iglesia, se atrevió así mismo a responder a la pregunta de dar unos consejos para quienes están dedicados a la formación. Creer en los jóvenes, caminar con ellos en diálogo, aceptar que nos sustituyan en nuestros puestos de responsabilidad, estar impregnados de la doctrina agustiniana y de la alegría, y que los jóvenes no ser blandos, sino firmes y convencidos de que la mejor noticia que podemos llevar hoy a los hombres es que Dios nos ama y nos perdona, fueron entre otras sus acertadas respuestas.

El Director, finalmente, asegurando a D. Carlos que en este Centro también hacemos «la teología de rodillas» (Francisco, Homilía, 02.12.2014), invitó a todos a rezar un Ave María y concluyó el acto con la invocación a Nuestra Madre del Buen Consejo, Nuestra Señora de la Almudena y Madre de la Iglesia.